35 años de «Regreso al Futuro»

3 12 2020

Es una de las películas más emblemáticas de aquellos nostálgicos ochenta. Uno de los grandes éxitos de la productora Amblin impulsada por Spielberg, junto a cintas como Los Goonies, Gremlins o El secreto de la pirámide, todas ellas iconos pop de toda una generación. Desentrañamos los secretos de aquella cinta más de tres décadas después de su estreno. No es un post para «gallinas»…

Óscar Herradón ©

Generación Goonies (Diábolo). Un libro fascinante.
 

Los ochenta están más vivos que nunca. En aquella década en que algunos, como quien esto suscribe, éramos unos renacuajos soñadores, se miraba con nostalgia a los 60. Los 70, más cool con el paso del tiempo, se tenían entonces por época de decadencia y marginalidad; hablo de Occidente el general, claro, no de España en particular, pues sus 70 fueron el comienzo de la normalidad democrática y el inicio de una modernidad largamente lastrada por la censura.

Aquellos años 80, como digo, de hombreras gigantes, pelo cardado, de reyes y reinas del reimpulsado Pop, de dúos cómicos y papel couché, eran considerados, ya en su momento, y por supuesto en los 90 y hasta bien entrado nuestro siglo XXI, una invitación al exceso y una exaltación de lo hortera y lo extravagante. Y en cambio, cosas del misterioso paso del tiempo, hoy miramos con ojos nostálgicos a aquellos tiempos –los sesenta, con sus discos de vinilo de siete pulgadas y sus acordeones nos parecen tiempos remotos incluso a los que grabábamos en cassette los hits de la radio–, y es que, sin olvidar ese halo de «horterismo» a medio camino entre el desafío y la inocencia, tenían una frescura que ya quisiéramos hoy, cuando, entre dispositivos móviles, patinetes eléctricos y, para más inri, mascarillas higiénicas por apremio de la necesidad, es difícil recobrar.

Sin los 80 no tendríamos a Almodóvar, ni habría nacido la Movida, ni hubiésemos llevado el Walkman a todas horas, ni jugado a la Game Boy, ni aficionado a los ratones de golosina a imitación de la Diana de V o comido palulú. Añoramos sus series y programas de televisión en dos cadenas y su merchandising de bollería, con figurillas de PVC de Masters del Universo, D’Artacán o El inspector Gadget, sus calcomanías, Seat Pandas y peonzas. Pero, sobre todo, los más frikis revivimos una y otra vez aquel tiempo a través de sus películas entonces de bajo coste –algunas, otras no tanto– que hoy llevan colgado el marchamo «de culto».

Hoy muchas series catódicas hacen una equilibrada mezcla de imitación y homenaje de aquellos años cuando triunfaron ET, Alf, los Fraguel Rock, Macgyver, Michael Knight y Kit, El Equipo A o los Goonies, entre un largo etcétera de títulos emblemáticos. Series y también películas, solo hay que recordar la cinta Súper 8, dirigida por J. J. Abrams antes de embarcarse en la tercera trilogía de Star Wars, todo un homenaje al cine de Spielberg más familiar y de acertados clichés. Y yendo directamente a la televisión, que hoy se alimenta sobre todo de plataformas digitales con un catálogo infinito que ni habrían soñado los mejores «vídeos comunitarios» –abstenerse los que nacieron después del 90–, el ejemplo más evidente es el de Stranger Things, de los hermanos Duffer (sí, suena más cool The Duffer Brothers), cuyo éxito catódico es directamente deudor de esa estética y esa morriña cuyos argumentos tan bien funcionaban en el sofá con la bata puesta comiéndose un bollycao o un phoskitos.

La serie ha generado un aluvión de merchandising de todo tipo, desde Funko Pop que se agotan y revalorizan en apenas meses a libros, camisetas, tazas, peluches e incluso su propia línea oficial de cómics que nos descubren tramas o escenarios que la serie ha dejado en el aire. Norma Editorial ha sido la encargada, con el buen hacer que los caracteriza, y su casi visionaria capacidad comercial, de publicar la serie en España, de la que ya se han editado varios títulos, y todo apunta a que habrá muchos más ahora que se ha anunciado el rodaje de la cuarta temporada e incluso que Robert Englund –el inolvidable intérprete de Freddy Krueger y del lagarto bueno de V, otro icono ochentero– estará en el elenco ¡haciendo de asesino!

«A donde vamos no hay carreteras…»

Si la impronta ochentera era tan evidente en muchos ámbitos, encima este 2020 se cumplieron –concretamente el mes de agosto– 35 años del estreno de una de las películas más icónicas de aquella década «prodigiosa», y por qué no decirlo, al fin y al cabo suscribo este blog, uno de los lugares comunes de mi infancia. Hablo de Regreso al FuturoBack to the Future en el mundo anglosajón, Volver al Futuro en Latinoamérica– de Robert Zemeckis, que con los años dirigiría obras maestras como Forrest Gump o Náufrago, ambas con un Tom Hanks en estado de gracia. Si entonces la cinta gozó de un gran e inesperado éxito –enseguida ampliaré el asunto–, y era lo que sin duda merecía aquel golpe de aire fresco y original al cine familiar, lo que se ha generado hoy en torno a aquel largo que tendría dos secuelas es algo más que respeto a una saga, es verdadera devoción cuasi religiosa.

Uno puede adquirir sin moverse de casa –la Red en los ochenta era algo más inimaginable que un mundo regido por Terminators– el Delorean DMC-12 en todas las escalas posibles y colores que pueda imaginarse, tuneado con el alimentador de desechos de la segunda parte, con la tonalidad marrón de la tercera o comprar el Condensador de Fluzo a escala real; pero también existen figuras muy detalladas de los protagonistas de la saga en escala 1/6 de Hot Toys, tan descatalogadas que puedes llegar a pagar hasta 800 euros por en su caja original precintada.

El Delorean de mi colección particular. ¡Brilla hasta el Condensador de Fluzo!

NECA, una de las marcas de referencia en el merchandising cinematográfico y televisivo ha sido la última en sumarse, junto a Playmobil y LEGO, a esta tendencia, la de explotar la nostalgia por la trilogía –y por otras sagas ochenteras, como Cazafantasmas–. He de reconocer que tengo unas cuantas de estas piezas en mi casa, bastante cargada de iconos ochenteros (ver fotos). Pues bien, en los últimos meses he disfrutado como la primera vez que visioné la película de Zemeckis descubriendo las curiosidades que rodearon al rodaje de esta cinta y sus secuelas y el de otras películas hoy veneradas como Los Goonies, Cazafantasmas o Gremlins; todas ellas cosecha de la emblemática productora Amblin Entertainment fundada en 1981 por el visionario Steven Spielberg y los productores Kathleen Kennedy y Frank Marshal, y que debía su nombre al corto con el que el multipremiado realizador empezaría su carrera dorada. De hecho, su logo es la famosa silueta del vuelo de bicicleta de ET. Quién si no podía estar detrás de algo así. Sin él y sin George Lucas la vida de los que formamos parte de la Generación X no sería la misma. Al menos la de muchos, como servidor.

Mi «Marty» de Hot Toys. Joya donde las haya.

En la edición en Steelbook que acaba de lanzarse al mercado de la trilogía original hay horas de este tipo de contenidos, pero me acerqué a ellos antes gracias al maravilloso y entretenido libro Generación Goonies. Los años dorados de la productora Amblin, de Francisco Javier Millán, realizado con mimo por Diábolo Ediciones, una edición (ahora definitiva) a todo color repleta de píldoras para el nostálgico más friki. También para los neófitos que descubren con sorpresa por primera vez aquellas películas que nuestros padres alquilaban en cintas Beta o VHS en el videoclub que había debajo de casa, una especie entonces prolífica hoy a punto de desaparecer.

Un proyecto atípico y arriesgado

Robert Zemeckis y Bob Gale no lo tuvieron fácil al comienzo de sus carreras cinematográficas. En 1978, según cuenta en el libro citado Francisco Javier Millán, vendieron a Steven Spielberg la primera película que éste financiaría como productor: Locos por ellos, una cinta centrada en el fenómeno fan de The Beatles que llevaba un título original más apropiado, precisamente el título de una de las canciones del cuarteto de Liverpool: I Wanna Hold your Hand. Influenciada por la película de culto American Graffitti (1973) de otro visionario del nuevo cine, George Lucas, no tuvo apenas reconocimiento, salvo entre los mitómanos de McCartney y Lennon, que ya entonces se habían separado en medio de múltiples escándalos legales.

Su nueva colaboración, esta vez con Spielberg en la silla del director, fue otro fiasco. Su título era 1941 y su protagonista un actor entonces en lo más alto, el malogrado John Belushi, muerto en 1982 por una sobredosis de speedball –mezcla de cocacína y heroía–. Aquella cinta fue una «rara avis» en la filmografía del Rey de Midas de Hollywood que ya había cosechado grandes éxitos con su ópera prima, El Diablo sobre ruedas (Duel, 1971) y también con Tiburón (Jaws, 1975). El tercer intento de Zemeckis y Gale fue ¡otro fracaso! Muchos realizadores fueron sentenciados en taquilla por mucho menos, pero el incombustible Zemeckis no se dio por vencido y cuando ya rondaba en su mente la idea de dar forma al universo de saltos temporales alcanzó notable éxito con Tras el corazón verde (1984), una cinta que seguía la senda marcada por Indiana Jones protagonizada por Michael Douglas y una Kathleen Turner ya convertida en mito erótico.

Y entonces llegó el delicado asunto de mover un guión cuyo título, Regreso al Futuro, era para la mayoría de productores un desvarío sin posibilidad de éxito. El proyecto llegó a ser rechazado ¡más de 40 veces! La idea partía de otra previa de Bob Gale, quien afirmó que le habría gustado conocer a sus padres cuando éstos iban al instituto, tras ojear un anuario de aquella época: pensó lo maravilloso que sería construir una máquina del tiempo y presentarse allí, y ver si era capaz de hacerse amigo de su progenitor. Gale ideó para su «time-machine» una nevera, pero sería finalmente un coche de poco éxito hasta el lanzamiento de la cinta, el flamante Delorean, cuyas ventas se dispararían tras el boom (el modelo dejó de fabricarse por la Delorean Motor Company tres años antes del estreno de la primera película) y que hoy es todo un icono del séptimo arte. La bañera, por otra parte, aparecería como un guiño en una secuencia de la floja Indiana Jones y el reino de la la Calavera de Cristal, en un momento en el que sirve al Dr. Jones para salvarse in extremis de una explosión nuclear en el desierto –Spielberg no había olvidado la idea original–.

La primera productora en rechazar financiar el proyecto fue Columbia Pictures, que mostró un interés inicial en el mismo pero que después acusó a su argumento de falta de madurez y sensiblería, cargado tan solo de «buenas intenciones» y poco más. A la negativa le siguió la de Disney: si para Columbia el guión era demasiado inocente, para el estudio garante de la moral estadounidense se trataba de una aberración: en el argumento se sugería un… ¡incesto! Era algo impensable. Así que a Zemeckis no le quedaba sino volver a llamar a las puertas de Amblin y de nuevo fue Spielberg el que no dudó en apoyar aquella aventura –y eso a pesar del recelo de sus colaboradores– una trama ambientada en los años 50, una década «maravillosa» para el pueblo estadounidense a la que se miraba con añoranza en los confusos años 80.

Para recrear la década del boom del rock n’ Roll y de la iconografía pop –cafeterías multicolores, monopatines, chicles, gomina y coches de ensueño–, se utilizaron los estudios Universal, y se aprovecharon los decorados utilizados para dar forma al pueblecito Kingston Falls infestado un año antes por las verdes, pegajosas y carnívoras criaturas de Gremlins, la cinta que encumbró a otro de los directores estrellas de Amblin: Joe Dante, quien ya tenía en su haber largos del género de terror como Piraña o Aullidos. Algún día visitaremos aquel set de rodaje en «Dentro del Pandemonium». Allí se reproduciría Hill Valley y su famosa torre del reloj, todo un símbolo del cine como hacedor de sueños hoy visitado por millones de curiosos, al menos hasta que el Covid vino a jodernos bastante la vida. Pronto volverá a recibir millares de visitas, no lo dudo.

Pero volvamos con «Marty»… Precisamente para interpretar al adolescente que viajará en el tiempo para lidiar con una madre que se enamora de él se decidieron en un primer momento por el actor Eric Stoltz, célebre por el drama hospitalario St. Elsewhere, que comenzó en 1982 y que permanecería en antena hasta 1988, debido principalmente a los problemas de contrato de Michael J. Fox, inmerso entonces en la sitcom Enredos de Familia. Stoltz, otra cara bonita de la «caja tonta» de entonces ya había rodado un buen número de escenas –que ahora hacen las delicias de los fans en los contenidos extras–, y su sustitución supuso un sobrecoste de 3 millones de dólares, cifra nada baladí hace más de tres décadas.

Pero Stoltz era problemático y tenían desavenencias con el director y el equipo, incluido el veterano Christopher Lloyd –Emmett «Doc» Brown–, que ya había coincidido con el productor Neil Canton en Las aventuras de Buckaroo Banzai (1984) y era célebre por la serie Taxi (1978-1983). Desde su llegada al set, Stoltz, que se consideraba un actor del método, pidió que durante todo el rodaje se dirigieran a él exclusivamente como «Marty» y lo llevó a tal extremo que ni siquiera respondía cuando le llamaban por su nombre real. En la escena en que se enfrenta a Biff Tannen (interpretado por el actor Tom Wilson), se metió tanto en el papel que le dio un fuerte golpe real en la mandíbula a su compañero. Aunque Wilson le pidió educadamente que se calmase y actuara con menos vigor, fue inútil, y Stoltz continuó empujándole con energía.

No obstante, según Neil Canton, la principal razón por la que se despidió a Stoltz fue que mientras revisaron las escenas montadas vieron que algo fallaba. Según el productor, «daba la impresión de que Eric estaba en otra película distinta». Es por ello que, tras 28 largos días de rodaje llenos de controversia, se tomó la decisión carísima de empezar desde cero con otro actor.

Así que volvieron a intentarlo con la primera de sus opciones: Michael J. Fox. ¡Aleluya! Spielberg y el productor de la serie catódica con la que tenía contrato, Gary David Goldberg, llegaron a un acuerdo satisfactorio para ambas partes, que consistía en el rodaje simultáneo de ambos proyectos. La razón de que muchas de las escenas de la primera parte de Regreso al Futuro tengan lugar de noche es que Fox debía rodar de madrugada o los fines de semana, dejando el tiempo restante para la televisión. Aquel ritmo endiablado es considerado por algunos una de las razones de que la enfermedad de Parkinson se desarrollase tempranamente en el cuerpo del actor. Quién sabe.

Michael y Lloyd crearon una extraordinaria química desde el primer minuto de rodaje que se hace palpable al visionar cada secuencia de la cinta en la que aparecen juntos. Entre las curiosidades del casting, además, el mismo Johnny Depp se presentó para el papel de McFly, pero entonces apenas era conocido. Ni siquiera Bob Gale recordaba haber hecho una audición a la hoy controvertida superestrella. Según confesó el guionista a Premium Hollywood con estas palabras: «¡Dios, ni siquiera recuerdo que leímos a Johnny Depp! Así que, sea lo que sea que hizo, no fue tan memorable, supongo».

En cuanto a Doc, se barajaron diferentes nombres, algunos hoy emblemáticos genios de la interpretación –y otros no tanto–, entre ellos Mandy Patinkin, Danny De Vito, John Litgow, Steve Martin, Michael Keaton, Donald Sutherland, Robin Williams… e incluso, si los mentideros de Internet no yerran, ¡Eddie Murphy y Bill Cosby! Por el bien de la saga, menos mal que no escogieron al otrora entrañable comediante afroamericano…

Entre los aspirantes, se redujeron las opciones a grandes como Gene Hackman, Harold Ramis, James Woods, John Cleese, Jeff Goldblum y el propio Lloyd, y según mentaría el productor Neil Canton, las opciones se redujeron porque al leer el guion le vinieron a la cabeza John Lithgow y Christopher Lloyd. Finalmente Amblin se decidió por este último, como sabemos, pero en un principio el emblemático «mad doctor» tiró el guion a la basura. Según confesaría, entonces quería retomar su carrera teatral e intentar dejar el cine: «Entonces, recibí el guión y lo leí sin comprometerme a nada. El borrador era bastante disparatado. Si he de ser sincero, me costó mucho encontrarle algún sentido. Llamé a mi agente y le dije que no iba a volver y tiré el guión a la papelera». Fue su mujer quien le convenció de que lo hiciera, siguiendo su máxima de «Nunca dejes pasar una oportunidad»: «Llamé a (mi agente) Bob Gersh y le dije: ‘Vale, volveré y me reuniré con Zemeckis’. En cuanto le conocí, no me hizo falta pensármelo más».

Y menos mal que fue así, porque este icono de los 80 sería muy diferente…

Los años sí pasan fuera de la gran pantalla…

Es curioso también que Crispin Glover, que interpretaba el papel de padre de Marty, tenía tan solo tres años más que Michael J. Fox durante el rodaje. Las cosas con el actor que encarnó a George McFly en la primera entrega tampoco fueron fáciles: generó numerosas discrepancias con el equipo, llegaba tarde a las grabaciones e incluso se modificaba el peinado a su antojo sin avisar al equipo de producción, quienes, pese a todo, tuvieron que dejar las escenas así porque no se podía prolongar más el rodaje. Aquello hizo que no contaran con sus servicios para las secuelas, y utilizaron un doble e imágenes de archivo para rodar lo que faltaba en la segunda parte. Aquello cabreó mucho a Glover, que demandó a Zemeckis por haber usado su imagen sin su consentimiento. Finalmente, retiró la demanda cuando fuera de los tribunales acordaron una indemnización de 760.000 dólares, cantidad nada desdeñable hace 35 años. Tras aquel litigio, el Screen Actors Guild introdujo nuevas reglas sobre el uso ilícito de los actores.

El equipo temblaba antes del estreno… se habían gastado ¡19 millones de dólares! Un presupuesto abultadísimo en aquellos tiempos. ¿Los beneficios? 211 millones de dólares. Disney o Columbia se tuvieron que tragar sus palabras, y darse de cabezazos sobre la mesa por no haber aceptado el guión…

En el momento de escribir estas líneas, saltaba la feliz noticia de que Diábolo Ediciones acaba de publicar otro fantástico libro de Francisco Javier Millán, Los Goonies nunca dicen muerto. La aventura que hizo soñar a una generación, dedicado en exclusiva a la emblemática película de Richard Donner, también de Amblin y con Spielberg en la producción ¡con una entrevista exclusiva con Richard Donner! (debajo podéis ver la sugerente pordada). En breve, nos sumergiremos en los secretos de esta otra inolvidable cinta ochentera. Tic, tac, tic, tac…





Armas «milagrosas» del Tercer Reich (II)

22 11 2020

Aviones a reacción, un cañón sónico y otro solar, prototipos «OVNI», una supuesta bomba atómica e incluso un arma eléctrica basada en el Martillo de Thor. Los ingenieros y científicos nazis desarrollaron un arsenal bélico que parecía cosa del futuro, varias décadas adelantado a su tiempo. Un increíble repertorio de «armas milagrosas» que pudo haber cambiado el curso de la guerra, y de la historia.

Óscar Herradón ©

El arma solar nazi

Bien podría recordar al argumento de una cinta de ciencia ficción, pero parece que la idea y el planteamiento fueron reales, al menos si hemos de dar crédito al artículo que publicó el 23 de julio de 1945, muy reciente aún la claudicación del Tercer Reich, la respetada revista Time bajo el inquietante titular «El Arma Solar Nazi».

Este artefacto letal parece que fue ideado no en Peenemünde, sino en otro de los mayores centros de investigación armamentística del Reich, el pequeño pueblo alemán de Hillersleben, en una extensión en medio de un bosque en cuyas instalaciones trabajaban unos 150 ingenieros y físicos en el desarrollo y evaluación de armas experimentales.

Tras la rendición alemana, uno de los proyectos más siniestros que tuvieron que abandonar los nazis fue el Sonnengewehr –en inglés Sun Gun o «Arma Solar»–, consistente en un arma que sería situada en la órbita terrestre y que lanzaría un letal rayo solar, una versión a escala 100.000 veces más grande que el legendario Rayo de la Muerte de Arquímedes. Este ingeniero, matemático e inventor griego fue quien en el siglo III a.C. propuso la construcción de un conjunto de espejos de cobre posicionados de forma que pudieran concentrar y reflejar la luz del Sol sobre las embarcaciones de los enemigos y prenderles fuego.

H. Oberth

Los científicos nazis, no obstante, parece que no escogieron este mito –probablemente falso– para idear su Sonnengewehr, sino los trabajos del físico Hermann Oberth, uno de los padres de la cohetería y la astronáutica y quien trabajaría también en Peenemünde junto a Von Braun en el desarrollo del V-2 –pasando a prestar sus servicios, hacia el final de la guerra, en cohetes antiaéreos de combustible sólido en el complejo WASAG, cerca de Wittenberg–.

En 1929, en su libro Ways to Spaceflight –Modos de vuelo espacial–, presentó una hipótesis científica sobre la construcción de una estación espacial –a la que denominó Raumstation– orbitando a una distancia de un kilómetro de altitud, detallando un método teórico para su construcción basado en módulos prefabricados y describió el concepto para generar gravedad centrífuga en su interior gracias a un sistema de rotación cilíndrica, así como un sistema de aprovisionamiento consistente en misiones periódicas, adelantándose en varias décadas a las estaciones espaciales actuales.

No obstante, Oberth era un pacifista que se vio obligado a trabajar para los nazis bajo coacción. Abogó por que el desarrollo de sus Raumstations estuvieran al servicio de las observaciones astronómicas, realizando retransmisiones a la Tierra sobre meteorología, inteligencia militar e información valiosa para búsqueda y rescate mediante una especie de telégrafo inalámbrico. Hoy, todo normal. Hace más de 80 años, auténtica ciencia ficción.

A los nazis, sin embargo, lo que más le interesaba era otra de las aplicaciones sugeridas por Oberth en su monumental tesis de casi 500 páginas: un espejo cóncavo de unos 100 metros de diámetro con el que se podía reflejar la luz sobre un punto concreto de la Tierra. Por supuesto, las huestes de Hitler lo querían para aniquilar al enemigo, así que el diseño de Oberth se quedó corto y calcularon, de forma algo delirante, como lo era ya todo al final de la contienda –y por ello, mucho más peligroso–, que las dimensiones del espejo espacial debían ser de unos tres kilómetros para que realmente se convirtiera en un arma con un poder destructivo increíble.

Al parecer, la tripulación de la Raumstation recibiría instrucciones codificadas vía radio o telegráfica. Una vez decodificado el mensaje un complejo mecanismo permitiría orientar el espejo hacia el objetivo terrestre que permitiera que los rayos solares que convergieran en un punto focal en la superficie de la Tierra, generando un poderoso rayo que devastaría todo a su paso, una suerte de «Estrella de la Muerte nazi». Una vez que se hubiese alcanzado el umbral de destrucción deseado, el espejo tomaría de nuevo una posición segura, de espaldas a la Tierra.

Con la victoria aliada casi inminente, éste y otros proyectos fueron suspendidos en la primavera de 1945. El teniente coronel John A. Keck, que había sido ingeniero en Pittsburgh (Pensilvania), antes de la guerra, y era entonces jefe de una rama de inteligencia norteamericana instalada en un teatro europeo como centro de operaciones, fue el responsable de la mayoría de los interrogatorios a los científicos alemanes, consiguió que le entregaran los planos y cálculos del Proyecto Sonnengewehr, corroborando que aquel equipo de científicos se habían tomado muy en serio crear aquella arma letal en órbita. Leer para creer.

Los «OVNIs» del Tercer Reich

Desde que el fenómeno nazi moderno tomara forma curiosamente –o no tanto– poco después del fin de la Segunda Guerra Mundial, se han hecho correr ríos de tinta en relación a los supuestos No Identificados del Tercer Reich, tema peliagudo y controvertido donde los haya. Y friki, muy friki –y por ello apasionante–.

Si nos dejamos guiar por algunos esoteristas nazis, nos sumergimos en una trama por momentos delirante que evidencia que estos autores tenían más talento para la ficción ­–una imaginación desbordante– que para la divulgación histórica contrastada, lo que impulsó la creencia en los OVNIs de Hitler, las bases secretas tecnológicamente superavanzadas –una en la Atlántida y otra, según éstos, incluso en la cara oculta de la Luna, nada menos–, y la transmisión de conocimientos por una civilización de origen extraterrestre. Permítanme que manifieste no sólo escepticismo, sino un rechazo abierto a dicha corriente.

Ello no implica que no existan misterios en torno al fenómeno de los No Identificados y diversos avistamientos relativamente bien documentados durante la Segunda Guerra Mundial de los que se hizo eco el mismísimo primer ministro británico, Winston Churchill, quien intentaría ocultar en los años 50 cualquier asunto relacionado con los «platillos volantes». El hecho de que, además, los científicos nazis desarrollaran prototipos de forma circular que pudieran ser confundidos con este tipo de fenómeno es una realidad que enseguida veremos.

El escritor chileno ya fallecido y filonazi Miguel Serrano, señaló en su obra El cordón dorado (1978) que Adolf Hitler era nada menos que un avatar del dios hindú Visnú, y que estaba en contacto con dioses hiperbóreos –los manidos «Superiores Desconocidos»– en una base subterránea en la Antártida a donde, según los teóricos de la conspiración, habría sido trasladado en submarino tras la derrota del Reich. Las tesis de Serrano fue más allá todavía, y afirmaba que Hitler conduciría una flota de OVNIs desde su base secreta hasta Alemania para instaurar un Cuarto Reich. Todavía sorprende que no se haya hecho una película con tan ingeniosos argumentos, más allá de la paródica Iron Sky (2012).

Sabemos que las sociedades secretas tuvieron una gran importancia en la consolidación del nazismo, entre ellas la sociedad ariosofista y antisemita Thule, a la que pertenecía Rudolf Hess, o la importancia del misticismo para figuras como Himmler y en menor medida Hitler, convencidos de que hacerse con artefactos «mágicos» como la Lanza del Destino o el Grial podría contribuir a otorgarles la victoria definitiva. Pero dichos escritores de pseudohistoria, entre ellos Louis Pawels y Jacques Bergier, en su libro El retorno de los brujos (1967) hacían mención a otra organización secreta aún más peligrosa –de la que, todo hay que decirlo, no existe documentación oficial fiable en archivo alguno– llamada la «Sociedad Vril» de Berlín, con vínculos con el ariosofista Guido Von List, la Ahnenerbe de Himmler o la misma Thule, que utilizaba una suerte de energía de una raza superior,  de nombre «Vril», que habría sido la que facilitaría a los nazis el poder desarrollar esos «platillos».

Esta información supuestamente la había revelado un ingeniero alemán, de nombre Willy Ley –que había emigrado a los EEUU en los años 30– en 1947, en un artículo en una revista de ciencia ficción titulado “Pseudociencia en Nazilandia”, donde hablaba de aquella organización clandestina que había sido fundada inspirándose en la novela Vril: el poder de la raza venidera (1871), del escritor británico Sir Edward Bulwer-Lytton, célebre por Los últimos días de Pompeya. En décadas posteriores, escritores como Jan Van Helsing o Norbert Jürgen-Ratthofer, o los citados Pauwels y Bergier, rizarían aún más el rizo de tan enrevesado asunto.

Al parecer, en 1996 el italiano Roberto Pinotti, director del llamado Centro Nacional de Ufología, afirmó que había recibido de manera anónima un legajo con 18 expedientes redactados bajo el régimen de Mussolini en los que se hacía referencia a varios avistamientos OVNIs acaecidos durante el Tercer Reich y que tuvieron a las retorcidas SS como protagonistas de oscuros proyectos a través de un gabinete ultrasecreto de nombre RS/33, señalando que incluso se habrían hecho con un platillo volante.

Más hipótesis alternativas imposibles de contrastar y aún más difíciles de creer, aunque hay ufólogos que incluso relacionan a los nazis con el archifamoso incidente de Roswell de 1947. Y el caso es que la fecha, tan cercana al fin de la Segunda Guerra Mundial, da que pensar. Una teoría alternativa afirma que lo que se estrelló en el desierto de Nuevo México no habría sido una nave extraterrestre –algo, por otra parte, poco probable– sino una aeronave de fabricación nazi que habría formado parte de uno de tantos proyectos secretos del Tercer Reich, conocida con el nombre de The Bell (La Campana) –en alemán Die Glocke–, una suerte de unidad futurista de propulsión, de tres metros de diámetro, que usaba partículas eléctricas y que habría sido la precursora de los aviones furtivos actuales –aquellos capaces de burlar los radares–, construida por varios expertos que habían estado relacionados también con el programa de los V-2, emigrados como Von Braun a los Estados Unidos a través de la denomida «Operación Paperclip», entre ellos, el enigmático oficial de alta graduación de las SS e ingeniero alemán Hans Kammler, cuya pista se perdió en 1945, por lo que todo se basa en conjeturas. Quién sabe.

Cierto es, no obstante, que los científicos alemanes desarrollaron prototipos muy vanguardistas, aviones en forma de disco y con alas circulares y semicirculares –la mayoría no pasaron del papel– que de haber volado de forma habitual habrían podido confundir a muchos, así como el diseño de aviones que décadas después se parecerían mucho a los prototipos norteamericanos. El ms sonasdflkasdfpu9l mn mucho a los prototipos  disco y con alas circularesrcular y semicircular –la mayoras SS como protagonistaás sonado sería el Horten Ho 229, el prototipo favorito de Hermann Göring, jefe de la Luftwaffe, más parecido a una nave espacial que a un avión, cuyos planos caerían en manos americanas en 1945 y fueron enviados a la Northrop Corporation para su evaluación. En 1964, cuando la Fuerza Aérea Norteamericana puso en el aire su avión de reconocimiento Lockheed SR-71, de sorprendente velocidad, su diseño recordaba mucho al anterior prototipo nacionalsocialista.

Este post continuará, con ingenios aún más sorprendentes a medio camino entre la historia y la leyenda de un tiempo de dioses y monstruos.

PARA SABER UN POCO/MUCHO MÁS:

HERRADÓN AMEAL, Óscar: Expedientes Secretos de la Segunda Guerra Mundial. Ediciones Luciérnaga, 2018.

Espías de Hitler. Las operaciones secretas más importantes y controvertidas de la Segunda Guerra Mundial. Ediciones Luciérnaga 2016.

La Orden Negra. El Ejército pagano del Tercer Reich. Edaf 2011.

PRINGLE, Heather: El Plan Maestro. Arqueología fantástica al servicio del régimen nazi. Debate, 2007.

ROMAÑA, José Miguel: Armas Secretas de Hitler. Nowtilus, 2011.

WITKOVSKI, Igor: The truth about the Wunderwaffe. RVP Press 2013.

VVAA: Armas Secretas de Hitler. Proyectos y prototipos de la Alemania nazi. Tikal, 2018.

VV.AA.: Hitler. Máquina de guerra. Ágata Editorial 1997.





La Marca del Maligno (2)

16 11 2020

Es una figura intemporal que causa temor allá por donde pasa pero que, a su vez, goza de una legión de seguidores. Con diversas máscaras e identidades a lo largo de la historia y las distintas culturas, el mal se humaniza adquiriendo su forma y tentando a las almas más endebles con sueños de dinero y poder. El diablo, y sus múltiples rostros, ha dejado señales de su existencia que van más allá de meras leyendas. En numerosos lugares aún puede verse y sentirse… LA MARCA DEL DIABLO

Óscar Herradón ©

Los objetos del maligno

Podríamos hablar de un «bestiario maldito» –los múltiples animales que se relacionaron de una u otra manera con el Innombrable– e incluso de Iglesias del Diablo como las que existen en Rumanía, conocida como Iglesias de madera de Maramures, concretamente en la Transilvania septentrional, tierra de no muertos y chupasangres, donde el maligno está representado de numerosas formas y muy presente, tanto, que parece más una antesala al infierno que la casa de Dios –eso sí, muy hermosa–.

También de carreteras malditas –la Ruta 666 en los EEUU; la «curva del Diablo» en Bolivia; la vía maldita que une Bremen y Bremerhaven en Alemania…–; de puentes del diablo –como el de Rakotzbrücke en Gablenz, Sajonia, aunque existen más de 50 repartidos por todo el mundo–, de ríos, cuevas… e incluso catedrales.

De todo, vamos, pero el espacio es, como siempre, limitado, incluso en un post. Existen además numerosos y variados objetos que se vinculan con el demonio, y uno de los más célebres se encuentra precisamente en España, se conoce como el «Sillón del Diablo», y hoy es una de las piezas más visitadas del Museo de Valladolid –en la sala 14–, pero en su día ocupó un espacio destacado en la Facultad de Medicina de la Universidad. Su leyenda se remonta a 1550, cuando se funda la primera cátedra española de anatomía y acude a la facultad un joven portugués de origen sefardí y de nombre Andrés de Proaza, de 22 años, y que mostraba un gran interés por la disección.

El sillón en cuestión no parece muy cómodo…

Pocos meses después se denunció la desaparición de un niño de nueve años y la alarma saltó cuando los vecinos de la calle Esgueva declararon que desde el sótano de la casa del estudiante salían gemidos, y extraños ruidos; además, a través del desagüe veían salir agua sanguinolenta. Cuando las autoridades acudieron al lugar, se hallaron con un escenario macabro: sobre una mesa de madera encontraron el cuerpo despedazado del pequeño, así como cadáveres de perros y gatos también diseccionados.

Durante su interrogatorio, que no debió ser lo que se dice suave, el estudiante confesó que tenía un pacto con el mismo diablo a través de una silla que estaba en su escritorio… Afirmó que aquella silla/sillón se la había dado un nigromante de Navarra al que salvó de la persecución llevada a cabo en 1527. Dijo que sentándose en él recibía “luces sobrenaturales para la curación de enfermedades”, pero añadió que quien se sentase sobre él tres veces y no fuera médico moriría. Condenado a morir en la hoguera, los muebles de Andrés fueron subastados, pero nadie los adquirió, debido a la fama nigromántica de su dueño.

Fachada del Palacio de Fabio Nelli (Valladolid)

Cuenta Saturnino Rivera Manescau en Tradiciones universitarias (Historias y fantasías), de 1948, que entonces fue colgado boca abajo en un rincón de la sacristía de la Capilla universitaria, fijado a la pared a considerable altura, para que nadie cometiera la imprudencia de sentarse de nuevo en él. ¿Y por qué? Pues porque la maldición acompañaba al objeto: tras la muerte de Andrés, un bedel encontró el sillón en un trastero y se sentó en él, muriendo tres días después. Lo mismo le sucedió al que lo sustituyó en su puesto.

Permanecería boca abajo hasta que fue derribado el antiguo edificio y el objeto pasó a formar parte de las colecciones del Museo Provincial en 1890. Según el antropólogo vallisoletano del CSIC Luis Díaz Viana, el sillón tiene mucho que ver con la leyenda de la Cueva de Salamanca donde, cuentan, el mismo Diablo impartió clases, también sentado en una silla…

En el siglo XIX era habitual colocar en los camposantos estadounidenses sillas talladas en piedra como decoración. Se las conocía como «sillas de luto». Con el tiempo, comenzaron a entrar en el imaginario colectivo como sillas del diablo o embrujadas, como la «silla del Diablo del Cementerio de Greenwood», en Decatur, (Georgia, Illinois); o la »Silla del Diablo del Cementerio de Kirksville» (Missouri), entre tantas otras.

La Marca de la Bestia

Así se conoce a un término bíblico del Apocalipsis de San Juan, incluido en el Nuevo Testamento, concretamente en el capítulo 13. En este texto que aventura el Armagedón y que ha sido interpretado a lo largo de los siglos como a cada uno le ha venido en gana –dependiendo de su fervor religioso e intereses varios–, nos encontramos con esa famosa «Marca de la Bestia» o «Número de la Bestia», que sería el archifamoso, temido y venerado a partes iguales, 666 –que, curiosamente, o no tanto, para los protestantes era representado por la Iglesia católica–. Sin embargo, nuevas investigaciones parecen apuntar que el número escrito por el evangelista representado por un águila no fue éste, sino el 616, al menos eso se desprende de los descubrimiento hace no muchos años en los papiros de Oxirrinco en el Ashmolean Museum de la Universidad de Oxford, y que parece indicar que en su primera redacción en griego del texto de San Juan éste debió contener el número 616 «para referirse al nombre de una persona a quienes los cristianos denunciaban como enemigo».

Controversias aparte, parece que este nuevo número no va a desbancar de su trono satánico a ese 666 que tenemos hasta en la sopa, la marca de la bestia, «Six, six, six, the number of the Beast…» que cantaban los británicos Iron Maiden allá por 1982 y que continúa siendo el himno de los «malvados», la misma cifra que muchas décadas antes adoptara como propia el gran mago y ocultista Aleister Crowley en su nuevo sistema religioso al que bautizó con grandilocuencia como Thelema. Como decía el personaje de Santiago Segura en El Día de la Bestia: «Soy satánico; y de Carabanchel». Siempre es mejor acercarse al maligno con algo de humor… por lo que pueda pasar.

Pactar con el Diablo

También se conoce como pacto fáustico, desde que el maestro de las letras alemán Goethe escribiera su obra cumbre, Fausto, ambientándola en la Noche de Walpurgis en la cima del monte Brocken. Otros hablan de «contrato con el demonio», que en estos tiempos mercantilistas quizá sea más acertado. Referencia cultural extendida por todo Occidente –y en otros rincones, aunque bajo diferentes formas y nombres–, hoy está más de moda que nunca, gracias, en gran parte, al cine de terror.

Según el cristianismo, el pacto se establece entre una persona y Satanás o cualquier otro demonio a cambio de favores que acaban costando muy caros, desde la omnisciencia hasta la eterna juventud, riquezas, amores, poder… Aunque siempre hay algún espabilado que logra burlar al Astuto…

Aunque Fausto y su pacto con Mefistófeles son sin duda el referente cultural occidental moderno, lo cierto es que su principal antecesor en la mitología cristiana es el clérigo Teófilo, que, infeliz y desesperado al no poder promocionarse debido a su enemistad con un obispo, decidió vender su alma al maligno; no obstante, acabará siendo redimido por la Virgen María. Lo narra un tal Eutychianus en una versión griega del siglo VI.

Pacto con el Diablo de Christoph Haitzmann (1669)

En el siglo IX, y en pleno fervor persecutorio, un texto cristiano introduce a un judío como intermediador del pacto diabólico, citando por primera vez el «libelo de sangre» o «calumnias de sangre» contra el pueblo hebreo. En los años en que se redactaron los inefables «Martillos de Brujas», los pactos ocuparon un importante papel en la literatura demoníaca, así como las «marcas del diablo» hechas por éste sobre la piel de las acólitas de Satán.

El imaginario del aquelarre –con descripciones muy detalladas– contribuyó a extender una imagen del diablo como un ser despreciable, caníbal e infanticida, que practicaba el incesto, obseso de las orgías desenfrenadas y con un aspecto grotesco.

Según la creencia más extendida, el pacto podía ser oral o escrito. El primero se realizaba mediante invocaciones y conjuros. La intención era que no quedasen pruebas –al menos evidentes– de aquel soterrado y vil trato. El pacto escrito atraía al Astuto de la misma forma, mediante invocaciones y conjuros, pero incluía, según la literatura demonológica, un contrato firmado con la sangre del nigromante o de la víctima sacrificial. Los inquisidores afirmaban que aquellos que habían pactado con el diablo habían escrito su nombre el llamado Libro Rojo de Satán. Dichos «contratos» solían incluir las firmas de los demonios en forma de signos extraños y símbolos ocultistas; cada uno con su propio sello.

Algunos casos célebres de pactos con el diablo, o al menos de personas a las que se les colgó la etiqueta de negociar con Satanás para obtener provechos varios, una rúbrica en pro de conocimiento, amor, eterna juventud o inusitado poder, fueron el padre del blues-rock Robert Johnson; la leyenda sureña cuenta que una noche, en los años 20, Johnson esperó al diablo en la encrucijada de las autopistas 61 y 69, en Mississippi. Era medianoche y le vendió su alma a cambio de tocar como un dios, escena que inspiró a los hermanos Coen uno de los personajes de Oh, Brother!

Pero el instrumento favorito del maligno no es la guitarra eléctrica. Su instrumento por antonomasia –eso sí, también de cuerda– es el violín. De hecho, ya aparece en algunos tratados medievales con un grotesco aspecto, tocándolo y cautivando a sus acólitos. En los textos se afirmaba que aunque sabía tocar todos los instrumentos, tenía predilección por el violín, y que con él podía empujar a ciudades enteras a bailar su melodía.

De hecho, dos de los más famosos «pactos con el diablo» en el imaginario colectivo afectan a dos violinistas: el primer caso es el del compositor y violinista italiano del Barroco Giuseppe Tartini. Virtuoso músico, se haría mundialmente famoso por La Sonata para violín en Sol menor, que pasaría a la historia como El Trino del Diablo. La historia de esta pieza se inicia con un sueño; al parecer Tartini le contó al astrónomo francés Joseph Jérôme Lalande que cuando tenía 21 años soñó que el diablo se le apareció pidiéndole ser su sirviente; el músico desafió al maligno a tocar una melodía romántica con su violín para probar sus habilidades, y así humillarlo: el diablo tocó con tanto virtuosismo que Tartini –decía– se quedó casi sin respiración y despertó. Según la versión en primera persona del italiano que recogió Lalande en su Voyage d’un François en Italie… (1765-1766), tras despertar, «Inmediatamente tomé mi violín con el fin de retener, al menos una parte, la impresión de mi sueño. ¡En vano! La música que yo en ese momento compuse es sin duda la mejor que he escrito, y todavía la llamo el Trino del Diablo, pero la diferencia entre ella y aquella que me conmovió es tan grande que habría destruido mi instrumento y habría dicho adiós a la música para siempre si hubiera tenido que vivir sin el goce que me ofrece».

El segundo caso es aún más singular, y fue precisamente el del único música capaz de igualar e incluso superar a Tartini tocando dicho instrumento: el también italiano Niccolò Paganini. Llamado «el violinista diabólico», de aspecto pálido y cadavérico y sus contorsiones casi imposibles durante el repertorio, llevaron a decir que había firmado un contrato en el averno. Él mismo contribuiría a extender dicha leyenda, al acudir a todos los sitios dentro de un carruaje oscuro tirado por caballos negros al más puro estilo de Drácula; fama que se potenció cuando, a punto de morir, se negó a recibir la extremaunción y su hijo tuvo que guardar su cadáver en un sótano durante cinco años… Hoy se cree que lo que en realidad le sucedía al músico y compositor italiano es que padecía Síndrome de Marfan, lo que explicaría sus movimientos «sobrenaturales».

Personajes históricos reales a los que se acusó durante su juicio de realizar un pacto con el demonio –algo recogido en las actas procesales–, fueron, además de millares de «brujas», el que fuera lugarteniente de Juana de Arco y mariscal de Francia Gilles de Rais (1405-1440), más conocido como Barbazul, con una espeluznante carrera criminal a su espalda. Y el sacerdote, también francés, Urbain Grandier (1590-1634), al que se acusó del polémico caso de las endemoniadas de Loudun. Su «pacto», de hecho, aún se conserva: escrito en latín, aunque probablemente falsificado para acelerar su condena, se considera la primera prueba histórica de este tipo y sirvió para ordenar su ejecución en la hoguera.

El «pacto» que supuestamente firmó el señor Grandier

Hoy, por los mentideros de Internet, época de creepypastas, memes y multifakes, circulan historias de supuestos «pactos» que protagonizan personajes populares como Charles Baudelaire, Charles Manson, Madonna o el que fuera líder del mítico grupo pionero del heavy metal Black Sabbath, Ozzy Osbourne; y en tiempos más recientes, rostros famosos de la música juvenil como Justin Bieber, Katy Perry, Rihanna, Beyoncé, Lady Gaga, Jay Z y un largo etc. Cosas de la globalización: incluso el contrato diabólico se ha convertido en viral.

Han quedado ya muy lejos los tiempos en que a uno le acusaban de satanista o brujo y sufría todo tipo de calvarios hasta su muerte, pero la figura del diablo es tanto o más venerada –y temida– que en el pasado. Hoy, la Iglesia de Satán es religión oficial en varios estados, y grupos luciferinos tienen templos consagrados al Astuto en lugares como Colombia o Detroit, fuente continua de polémicos titulares. En Asia y África está muy extendida la creencia en distintos tipos de mal y la Iglesia católica realiza –afirman algunos teólogos– más exorcismos que nunca. Para más inri, el infinito universo de las RRSS, las webs y derivados está lleno de historias difíciles de verificar sobre el maligno. El diablo y derivados, aunque sea de cartón piedra o hecho a base de píxeles, sigue dejando su MARCA allá por donde pasa. Si se presenta ante vosotros, obligadle a caminar hacia atrás. La creencia popular afirma que no puede…